Aquí, entre libros, entre ti sin ti. Vine para dejar de desangrarme. Estoy aquí, en singular, y a la vez te tengo a mi lado, llevándome de caseta en caseta, regalándome esa sonrisa limpia y ese trozo de ti en cada libro que lees. ¿Te pasa a ti lo mismo, ahora mismo? ¿Me presientes en el parque o al ver a los gorriones tras unas migas? ¿Estoy contigo?.

 

Lloro.

 

Me abro paso a machetazos entre los cuerpos lentos, buscando aquel libro que te vi en la silla que usas como mesilla de noche (bendita silla y bendita cama). ¿Cómo era? ¿Muerte del padre? Sí, creo que sí. Voy a buscarlo.

 

Lo encuentro. Sonrío aliviada.

 

Esto me garantiza tu permanencia en mí… al menos hasta la última página.

 

Montse Soria Sánchez

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la utilización de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies