He venido “En busca del tiempo perdido”.

Y vaya si lo he encontrado.

Pero no ha sido en ninguna caseta,

sino en el pabellón infantil.

He entrado por simple curiosidad

y te he visto en el centro de la sala,

radiante, feliz, hermosa.

Con dos niños como dos soles, iguales a ti.

Se les veía sonrientes, alegres, mirándote embobados, con ese brillo en los ojos que solo se tiene cuando eres un crío o cuando estás profundamente enamorado, como yo lo estaba de ti cuando éramos adolescentes y veníamos al Retiro, los días de la Feria, a hojear libros que no podíamos comprar y a pasear, tú con tus patines a cuestas y yo con mis tristes zapatillas,

desgastadas de tanto correr tras de ti.

 

Koldo Concejo Fernández

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la utilización de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies