Aquella primavera parecía más gris que las anteriores. El invierno había sido especialmente duro y nada hacía presagiar que la llegada del verano devolviera la calma al vecindario. Las calles estaban vacías, apenas quedaban árboles y el cielo de Madrid era menos azul que de costumbre. Cada mañana, nada más levantarse, Bruno necesitaba recuperar el placer de la lectura, evadirse de aquel mundo y olvidar la angustia que surgía por la noche. En la biblioteca familiar apenas quedaban libros y hacía un año que no iba a la escuela. Por si fuera poco, casi todos sus amigos habían escapado a Valencia con el buen tiempo. Pensó que sería una buena idea acercarse a la Feria del Libro, así que se lavó cómo pudo, cogió la vieja mochila y enfiló aquel camino tantas veces recorrido. Estaba llegando cuándo observó un montón de novelas esparcidas por el suelo y mucha gente arremolinada alrededor. Bruno avanzó asustado y comprobó que un obús había caído sobre la primera fila de puestos así que decidió volver a casa con las manos vacías. Corría el año 1937 y en aquella ciudad sitiada, leer era una actividad arriesgada.

 

Alejandro Álvarez-Canal Estrada

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la utilización de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies