Repetías año tras año el ritual. Te acercabas la primera o la segunda tarde. Aguardabas la apertura ansiosamente bajo el chubasco de mayo —no por esperado menos traicionero— o el sol abrasador de junio. Recorrías todas las casetas, una por una, a pesar de haber leído el cartel para encontrar tus favoritas. Como un pequeño buitre, exigías pósters, marcapáginas, pegatinas, chapas. Y después asaltabas Ultramar, Miraguano, Roca, Valdemar…, haciéndote con un botín de ciencia ficción o fantasía, para dar un último paseo triunfal con tu compra en la mano.

 

¿Cómo es que hoy te agobia la falta de tiempo? ¿Por qué ahora corres en busca de una o dos librerías, y compras sesudos ensayos? ¿Cuál es motivo que te lleva a pasar de largo, con un gesto de desprecio, aquel mostrador en que, humilde, aguarda el libro aquel que podría devolver los años felices a un corazón inocente?

 

José Moya Yangüela

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la utilización de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies