Entro en El Retiro por Alfonso XII, por la esquina que da a la cuesta Moyano, sí, esa feria permanente que ha quedado un poco deshuesada desde que le quitaron el  tráfico. En El Retiro todo parece cerca pero casi nada está a mano, así que tengo que andar hasta vislumbrar las primeras casetas de la Feria, aunque es un andar entretenido entre ciclamores y petunias que están ahora rebosando primavera.

 

Siempre me pasa lo mismo cuando me planto junto a la primera caseta y miro: veo cómo se estrecha la calle de libros, y  no sé si es la única ocasión en que la distancia no importa, o es la única ocasión en que me da pereza buscar libros. Aunque en la feria no busco nada.

 

Me paro: estoy en medio de la eternidad, de la historia, de la ciencia.

 

Rodeado de todo lo que el hombre ha hecho e incluso lo que piensa hacer.

 

Ando, hojeo, ojeo, veo colas en algunas firmas y soledad en otras, y aún sin buscar, siempre salgo con algún cargo “literario” en la tarjeta,  los zapatos blancos de polvo, el alma tranquila por el deber cumplido y la boca seca.

 

Diego Durán Franco

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la utilización de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies