…en el que no funciona la tecla e es muy difícil escribir. Así voy, a golpe de control V, a contar que no me gusta ver a los escritores en los stands de la feria del libro, no quiero saludarles, ni abrazarles, ni hablarles…yo sólo quiero leerlos.
Mis recuerdos del evento del Retiro se remontan a una euforia de mi padre no controlada en la que se llevó media feria del libro a casa, Apócrifos incluidos. Una semana estuvo un carpintero haciendo estanterías por toda la casa, para poder meter a Eva maría kramer y sus más de doscientas razas de perros, o a los cien mejores discos de música clásica. Los conocimientos y la sabiduría se desperdigaba por toda la casa. Un tomo de la espasa calpe era lo mejor para ir al baño, en invierno sus pastas gordas te daban calor en las piernas.

Abrí los ojos pensando que todo había sido un sueño, pero no, desperté y el librito de MONTERROSO todavía estaba allí…

 

David Vargas Ortega

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la utilización de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies